Costilla de Adan

La costilla de Adan se caracteriza por su resistencia a zonas con poca luz, por lo que es una planta ideal para decorar sitios resguardados y sombríos como pasillos, halls, entradas…etc.

Costilla de Adan

 

Su tallo presenta una serie de agarres, lo que le facilita crecer a grandes alturas sujetándose a las paredes. Normalmente la costilla de Adan no crece más de cinco metros en lugares donde es plantada, pero en su hábitat natural llega a superar lo veinte metros de altura.

Hojas fuertes y anchas que van abriéndose formando una extraña forma de esqueleto, de ahí la procedencia de su nombre.

Los cuidados de la costilla de Adan no son demasiados, aquí os dejo unos consejos para que su estancia sea duradera:

  • Tiende a acumular agua en las raíces, lo que es perjudicial, por lo que intentar regar cuando la tierra este seca a poder ser con agua de lluvia o en su defecto con mineral.
  • Rociar las hojas con agua mineral un par de veces por semana
  • Es venenosa, y aunque seguro me equivoco, en caso de que se te pase por la cabeza ingerir parte de ella no lo hagas, acarrea efectos secundario muy desagradables.
  • El sol directo en sus hojas las daña y las temperaturas demasiado bajas (menos de 10 grados) impiden su crecimiento por lo que esta planta es ideal para interiores, nada de exterior a no ser en invernaderos bien aisladas.
  • Si tiene deseo de trasplantarla, no lo haga en periodos inferiores a dos años.
Por el 09-01-2013 Categoria: plantas

Comparte este artículo...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 comentarios